Editorial

La artesanía se debate entre muy diferentes definiciones según quien la estudie o quien pretenda hacer negocios con ella, con lo que es o con lo que se requiere que sea; este carácter ambiguo se da también al no saber si se refiere a un sector productivo, a una serie de productos, a un momento del desarrollo económico y productivo, a un sector de la economía, a una expresión artística popular, entre otras referencias que parece tener.

Este problema se hace particularmente complejo cuando la relacionamos con el diseño, por sus variadas acepciones disciplinares y profesionales. Sin embargo es innegable que de la artesanía dependen miles de personas en Colombia y en el mundo, haciendo importante la labor de ocuparnos de ella desde estas ópticas variadas pero sin dejar de tener en claro que cualquier intento de intervención debe , al menos, contribuir a la mejora de la calidad de vida de quienes de esta actividad dependen, ya que estas personas se encuentran entre las menos favorecidas del país.

Es imprescindible la investigación académica, la relación activa y pragmática con el sector, el tratar de encontrar claridades, pero estas deben hacerse con la perspectiva anteriormente mencionada y no con una muy peligrosa que viene sucediendo de tiempo atrás, como se da también con el diseño, y es la de definir las cosas según una conveniencia particular para adaptarla a las competencias de quien define.

Si vamos a caer en esta tentación el ideal es dejarla lejos del diseño, finalmente esta existe desde mucho antes que el diseño se formara como profesión, aunque no sin diseño, y probablemente sus mejores productos se dieron en este contexto.

Poco ayuda a este panorama la confusa directiva del gobierno sobre el tema, el cual se aborda desde instancias tan diferentes como Artesanías de Colombia, el Ministerio de Cultura o el Ministerio de Desarrollo; a nivel mundial no es diferente ya que definiciones como las de la UNESCO que proponen una visión cultural en ocasiones no se adaptan a las circunstancias de emergencia de las comunidades que pretende valorar.

Creo que seria importante aceptar que en esa confusa maraña de lo que llamamos artesanía se encuentran incluidos temas diferentes como lo son las manufacturas, las artes aplicadas, el aprovechamiento de recursos naturales renovables, etc.

El rol del diseño profesional en este escenario no es inherente a la artesanía, es como en el resto del contexto productivo contemporáneo el mismo que frente a otros sectores, hacer de enlace cultural entre el sector productivo artesanal, cualquiera que se defina que este sea, y los consumidores/usuarios, teniendo en cuenta las condiciones de la cadena de valor que en este ciclo se incluyen, reconociendo que a diferencia de la mayoría de las cadenas de valor, el punto mas frágil se encuentra en quien genera la condición propia del producto.

Como producto, la artesanía y las comunidades artesanales han sido y son productos no solo de consumo sino también para antropólogos, sociólogos, y demás estudiosos del tema, ya que pretenden tener en la artesanía una especie de museo viviente aun a costa de los implicados. Muchas veces han pretendido que las comunidades conserven para nosotros estas riquezas culturales sin que les reconozcamos su derecho a beneficiarse de ello, de hacer parte de el mundo de hoy, construir ellos también un futuro como lo venían haciendo con su cultura material antes que desde afuera los condenáramos a paralizarse en el tiempo.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, el diseño puede aportar mucho al sector artesanal, integrándolo al mundo contemporáneo mas que a la artesanía misma, la labor, no solo del diseño, debe ser la de dotar a los contextos artesanales de herramientas que se puedan aplicar para que su producción y sus productos de puedan adecuar a otros contextos culturales. Pero esto se debe hacer en diferentes niveles según el carácter de las comunidades sin pretender aplicar una receta sino “diseñando” una intervención particular para cada caso.

 
Juan Pablo Salcedo Obregón, D.I. / M.A.
Decano Facultad de Diseño, Imagen y Comunicación
Universidad El Bosque

Última modificación: 15-08-2009 | Copyright Universidad El Bosque  | Licencia CC by-nc-sa